Los tatuajes (segunda parte)

El 2018 empezó medio «accidentado» por algunos impasses personales, así que en febrero, no recuerdo exactamente cómo, decidí hacerme un colibrí. Elegí esta ave primero por su hermosura, así que me metí a investigar: es el ave más pequeña pero la más veloz y tiene un corazón muy fuerte para mantener su vuelo. Además es la única ave capaz de volar en todas las direcciones, incluso hacia atrás. Para mí significa alegría, belleza y audacia.

Traté de contactar a Kike pero no lo logré así que busqué en internet y encontré a alguien que me gustó por su estilo delicado.  Al final le agregamos una flor para que mi colibrí se alimente y escogí una cantuta. ¿Por qué una cantuta? Pues he seguido de cerca los casos de violencia política en el Perú y con todo mi respeto y admiración mencionaré a Gisela Ortiz Perea,  hermana de Luis Enrique Ortiz Perea, uno de los 9 estudiantes víctimas del caso La Cantuta (1992). No ahondaré en el tema por respeto a una herida todavía abierta de 27 años, pero quiero expresar mi apoyo a la lucha de todos los familiares del caso por hallar justicia.

Un día de octubre de 2012, apareció un colibrí en la puerta de vidrio de mi cuarto que conectaba con el patio. Fue tan asombroso verlo golpear mi puerta con su pico que llamé a Linda para que lo vea y obviamente Amaro se puso en posición de ataque y por eso no abrimos la puerta pero el colibrí no dejaba de golpear y se quedó ahí unas 5 horas aproximadamente. Yo salía y entraba para ir al consultorio a atender y al regresar seguía ahí, manteniendo su vuelo recto y firme y sus colores de azul oscuro intenso con gris y blanco. A las 4 p.m. esperaba a mi paciente S y no llegó. Me llamó la atención porque era muy constante y puntual con sus citas 2 veces semanales desde 3 años atrás y cuando se le hacía tarde o si no podía venir, avisaba. Lo llamé después de las 6 pero no respondió y le dejé un mensaje. Al día siguiente recibí una llamada de su tía, S había fallecido. Tampoco ahondaré en las causas por respeto a su memoria y a su privacidad pero sí diré que para mí fue una turbulencia que me dejó paralizada con un nudo en las tripas. No pude llorar. Repasaba una y otra vez nuestras últimas sesiones y lo recordaba con su sonrisa enorme y su mirada limpia después de haber llorado durante tanto tiempo.

Pues bien, S, aquí estoy hablando de ti, de tu partida repentina, injusta e inexplicable. Creo que hablar del significado de mis tatuajes hace que termine escribiendo de otras personas significativas en mi vida. No me hice el colibrí pensando en S, pero así es la escritura, te va llevando a darle un lugar a la memoria y nunca llega el olvido.

Foto de encabezado: «Reencuentro» de Fito Espinoza 

 

 

 

 

 

 

 

 

6 comentarios sobre “Los tatuajes (segunda parte)

  1. Que lindo conocerte a través de tus historias y de aquellas personas que han impactado en tu vida. Los tatuajes, creo, son imagenes y mensajes que llevamos marcados en el alma. No conozco tus tatuajes ni a tus personas, pero al leerte me son cercanas, siento que disfrutas mucho la vida, tus vínculos, las experiencias, la humanidad, la dignidad. Hay mucho sentido en tu búsqueda y en ese lienzo que llevas por piel. Un abrazo, adoradora de la vida!

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola queridisima, la última vez que fuimos a Pachacamac no eran colibríes pero si pirlimpimpines, los que hicieron nido frente a la ventana, en todo caso aves delicadas, como tú porqué no decirlo. Libres y espontáneas. Debes ahora sentirte como el colibrí, presa a la mampara que no te deja salir, te miramos, nos comunicas tus impresiones, en eso estas.
    Este tema actual de decisiones tuyas es algo que respeto muchísimo, además me confronta con mi propio tiempo, como diría Renato Russo, o tempo é o nosso tempo.

    Me gusta

    1. Querido mío, recuerdo los días en Pachacamac y se me hace una sonrisa. Te acuerdas nuestros almuerzos pre supervisión? Recuerdas cuando le cambiabas de nombre a Amaro? Y las borracheras interminables. Cada viernes ir en tu auto a lo de Álvaro.
      A veces me imagino hablando contigo y el tiempo se detiene, querido, escuchando tus miles de historias y sintiendo tu olor a tabaco fuerte. Qué saudades

      Me gusta

  3. Hola, Ana, te saluda Marcela Cano de Radiodialnet.com, radio oficial de la Facultad de Comunicaciones de la USMP. Te comento que hace unos días estuve leyendo tu blog y me pareció relevante dar a conocer tu caso a un mayor número de personas. Es por esto que, junto con mi equipo hemos decidido realizar un documental sonoro que pueda servir para que más personas conozcan tu caso. Me gustaría saber si estás dispuesta a brindarnos entrevistas, y si hubiera posibilidad de también entrevistar a la enfermera que te apoya y a tu familia. Todo esto con el fin de poder entender el contexto de la situación.
    Estaremos esperando tu respuesta. Gracias de antemano

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s