El descanso del guerrero 

Gran parte de mi vida, familiares y personas cercanas me han dicho que soy «guerrera-ejemplo-de-vida-valiente», y cosas parecidas. Cada vez que los he escuchado, algo en mí sentía cierta incomodidad. Y, normalmente, acepto con gratitud el elogio pero por dentro, algo no me cuadra.

Como ya les he contado, la traqueostomía ha marcado un antes y un después en mi vida, así que esos halagos se hicieron más frecuentes. Por ejemplo, me dicen que cuando algo les va mal, piensan en mí y en mi «fortaleza» y entonces «logran salir de esa dificultad». Dicen que soy una «inspiración» para aquellos que se suelen deprimir por cosas  «insignificantes» o «problemas menores».

Pues les cuento algo: es muy doloroso cuando me colocan en ese lugar. Yo entiendo y agradezco la buena intención que hay en sus mensajes y lo aprecio. El problema es ¿qué pasa cuando se coloca a una persona en un lugar tan alto al idealizarla?. Lo que sucede es que la idealización deshumaniza y la persona se convierte en algo así como en un súper héroe y queda muy lejos, a miles de kilómetros de distancia.

Lo que yo pienso es que cada persona tiene su propia historia con dificultades y problemas que no pueden ser comparables con ninguna otra y, en ese sentido, todos somos guerreros en esta vida y hay  una historia detrás de una decisión y, en mi caso, mi lucha por conseguir el derecho a elegir cuándo, cómo y dónde morir, tiene un fundamento que solo puede depender de mi propia historia.

Ahora que han pasado unos días después de la publicación del artículo sobre mi caso, paré un poco la frecuencia de las entregas en el blog y, curiosamente, tiene que ver con el tema de este texto: era importante tomarme estos días para leer y responder los mensajes y comentarios porque es el primer caso en Perú en que una persona propone el debate de la muerte digna y esto está siendo muy satisfactorio para mí. Así que si me consideras una guerrera, gracias,  ahora necesito de ti, difunde el blog o mis redes y mi voz podrá llegar a más personas y lo primero  que haremos será pensar en el tema y luego opinar y debatir.  A favor o en contra, pero no dejemos de pensar.

Foto por Ana Lía Orézzoli

Sígueme en IG @anabuscalamuertedigna

14 comentarios sobre “El descanso del guerrero 

  1. Entiendo perfectamente lo que dices Ana cuando escuchas ese tipo de halagos, lo mismo cuando te dicen madre luchadora que saca adelante a sus hijos sola y etc. En ese caso pienso que si decidí ser madre no es ningún sacrificio ni nada extraordinario trabajar, organizarme y ver la forma de que a los hijos que traje al mundo no les falte nada, por eso incluso me rebelo contra el día de la madre y me incomodan los saludos que nos definen como generosas, sacrificadas y con la capacidad de brindar el único, gran y verdadero amor incondicional del que es capaz ser alguno. Sinceramente opino que traer un hijo a este mundo es lo más monstruosamente egoísta que existe, así como creo sería mantenerlo vivo a pesar de su deseo y su derecho a una muerte digna. Esto último no lo he experimentado y espero no estar nunca en una situación así. Ojalá consigas lo que tanto anhelas. Por lo pronto ya lograste poner el tema en discusión. Gracias por eso.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ana siempre habrán diversas opiniones, eso es natural. Habrá gente que nos adula porque nos mira con lástima y quieren aparentar otra cosa. Solo tu entorno cercano te conoce tal y cual eres. Cada persona es un mundo, con todo lo bueno y lo malo que rodea su vida y como dice el dicho, mal de muchos consuelo de tontos. No es fácil ponerse en el lugar de otra persona, no es fácil ponerte en tu lugar. Como dice Shanella en su comentario, tu lucha es por el respeto de tu dignidad y esa lucha involucra a muchas personas. Sigamos en la lucha de una muerte digna! Vamos pa’lante. 😘

    Le gusta a 1 persona

  3. Y ciertamente, querida Ana, es muy egoísta poner en ese lugar intocable y admirable «al otro» es verdad que lo deshumaniza, nos sirve de «objeto de referencia» y de «ejemplo de superación» y lo queremos siempre ahí, como testimonio de que «sí, se puede» pero no piensan en sus sentimientos, en su dignidad, sus decisiones, intimidad o cansancio.
    Y entonces, quizá se quedan «en esa lucha» por los demás, por los padres o los hijos que no se imaginan la vida sin ese ser/héroe /amado
    Lo verdaderamente valiente es aquello que vienes haciendo hace unas semanas, en una sociedad que le dice «sí a la vida» pero no se quedan a acompañarla, a entenderla, verdaderamente a protegerla y dignificarla.
    No necesitamos héroes, necesitamos gente libre, que se sienta escuchada, protegida y respetada.
    Gracias por poner este tema ante los ojos de todos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Querida Ana, primero que nada perdona, quiza fui una de las personas que tomo tus palabras como una forma de «guerrera» y «referencia». Pues todos somos soldados en esta vida, Guerreros son aquellos que cuando se caen se levantan. Pero no todos se levantan. Para mi de una u otra manera tu Blog es una manera de levantarse y luchar. Tu lucha por un objetivo, que a futuro sera un derecho.
    Salir, sonreir, conversar, escribir y tambien nuestro cansancio nos hace valientes.

    Le gusta a 1 persona

  5. Muy cierto Ana 👍 pienso que todas las personas tenemos nuestra propia historia, en este caso estamos hablando de salud, pienso que cuando nos toca vivir una experiencia similar de una enfermedad es simple! Todas podemos ser luchadoras y guerreras pero algunas con mayor actitud o menor, todo depende de la persona, lo qué pasa es que muchas personas se afligen y lo toman diferente, yo te apoyo y me encanta tu forma de ser, de ver la vida, sin pelos en la lengua y eso hace que tú seas auténtica, tu voz y tu solicitud tiene que ser escuchada y respetada! Besitos 😘

    Le gusta a 1 persona

  6. completamente de acuerdo con tu post. creo q las personas enfrentan las situaciones de la forma que pueden y no es agradable que te consideren ‘tan’ fuerte, ‘tan’ valiente, ‘tan’ lo que sea porque todo eso no es real, las cosas duelen como a todos y resistir tiempo indeterminado (que a veces es lo que parece leerse tras esas palabras de ‘admiracion’) no es posible sin salir ilesa.

    Le gusta a 1 persona

  7. “El problema es ¿qué pasa cuando se coloca a una persona en un lugar tan alto al idealizarla?. Lo que sucede es que la idealización deshumaniza y la persona se convierte en algo así como en un súper héroe y queda muy lejos, a miles de kilómetros de distancia”, me encantó esta parte.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s