La muerte digna

Es difícil hablar de la muerte. Es aún más difícil cuando se trata de alguien que necesita tener la certeza de morir para poder vivir. La muerte  digna en el Perú es ilegal, vivo en un Estado que me quita la libertad, y una vida sin libertad no es vida porque mi cuerpo le pertenece a este Estado. Hablé en la primera entrega de mi nombre, de su fuerza pero también de su ligereza para haberme llevado a saber del placer y del deseo y empiezo a publicar sobre mi anhelo de morir justamente en el momento en que más vital me siento. Todavía no daré detalles de mis 30 años  de enfermedad pero sí les diré de mi deseo de morir porque llevo 3 años investigando, preguntando, contactando, elucubrando mil formas de hallar la muerte sin que mi familia salga perjudicada. Y hasta he tratado de ahorrar (ingenuamente) para ir a Suiza. Pues bien, me cansé y decido que lo último que me queda por hacer es contarles de mi historia y mi lucha y así encontrar apoyo no solo de los que me conocen sino también de cualquiera que crea en el derecho a la libertad.

Quizá, en este punto, deba explicar, para los que no conocen, de qué se trata la muerte digna.

En éste vídeo una reportera de El País nos explica, cortito y muy fácil, tanto las diferencias entre eutanasia, suicidio asistido, sedación terminal y cuidados paliativos, así como de la legislación en cada uno de los mismos. Además, cita algunos casos, ya conocidos por todos, como el de Ramón Sampedro, el científico australiano David Goodall y el de la medallista paralímpica belga Marieke Vervoort.

images6892535481528786639.jpg

Recuerdo que hace varios años le dije a mi padre que vea la película Mar Adentro. No me comentó nada hasta hace 2 años cuando hablé con mi familia de mi deseo de morir: «cuando vi esa película, me di cuenta de porqué me la habías recomendado», me dijo llorando.
Creo que no hay mayor gesto de amor que el de ayudar y apoyar a un ser amado a hallar su muerte y ponerle fin al sufrimiento. Es una decisión qué tomé el día que volví a UCI por segunda vez por una recaída con neumonía. Cuando la ambulancia llegó a mi casa para llevarme al hospital, mi hermano llegó en ese instante y escuché que dijo a todos que esperen un momento, pidió a la enfermera que salga del cuarto y nos quedamos a solas. Se acercó a mi cama y lloramos. No recuerdo bien lo que nos dijimos pero ya sabíamos a lo que íbamos, el infierno nos esperaba (ya contaré de mi estadía en UCI en otra entrega).
Así, me estabilizaron, y en mi mayor lucidez sentí una extraña sensación de alegría, en ese momento lo decidí: nunca más volveré a pasar por esto, lo sé. Mi familia entró a la hora de visita. Primero mi madre unos minutos (en UCI entran de a uno y por poco tiempo) y luego mi hermano: «ya no te preocupes, ésta será la última vez», le dije aliviada y calmada. Él lloraba y no entendía.
Han pasado 3 años y poco a poco me fui recuperando y ganando fuerza para volver a amar, a disfrutar, a buscar y darle placer a mi cuerpo. No se trata solo de sexo sino de enamorarme de mi piel cuando hay otro que me desea y me acaricia y estruja con pasión. Entonces, ¿por qué querer morir si soy capaz de encarnar la fiera tibieza del amor hasta llegar a explotar de felicidad? ¿Tan egoísta soy que no pienso en los que me aman? ¿Estoy deprimida y solo necesitaría antidepresivos para pensar «positivo»? ¿A dónde se fue la fuerza de la «guerrera», «luchadora», «ejemplo-y-lección-de-vida»?.
Pues aquí estoy, con más fuerza que nunca para pechar y gritar al mundo que quiero mi derecho a elegir y decidir sobre mi vida y mi cuerpo. Y, les tengo noticias, lo intenté, pero no lo puedo hacer sola. Por eso hago este blog y la publicación de mi vida y, finalmente, de todo este camino recorrido hasta aquí.

115 comentarios sobre “La muerte digna

  1. Valentía, amor propio y al prójimo te resume; agradecerte por tu fortaleza y llevar la luz de la ley a donde nuestro Estado no lo ha llevado. La mejor lección de libertad.

    Me gusta

  2. Hola Ana, gracias por compartir tu historia y enseñarnos a valorar cada detalle de la vida. He compartido tu blog en mi facebook (la única red social que tengo por ahora). Escribes lindo y con autenticidad incluso de temas tabú como la muerte y la sexualidad. Considero que la muerte es otra forma de vida, es un nuevo inicio necesario cuando este cuerpo limita nuestra alma a seguir trascendiendo. Recuerdo que el Principito necesitó la ayuda de la serpiente para volver a su planeta con su rosa y así lo eligió. Espero que tú también puedas tener la libertad de esa decisión. Un abrazo.

    Me gusta

  3. Hola Ana. Oí acerca de tu caso y por fin encontré tu blog. Te apoyo y te abrazo con toda el alma. Tienes todo el derecho. Por favor dime, la Defensoría del Pueblo total, te ayudó o sólo dijo que lo haría? Está entrampado ese asunto o va caminando?

    Me gusta

  4. Ana, me enteré de tu caso y estoy en total acuerdo contigo, seguiré tu caso y estaré al tanto.
    Eres un digno ejemplo de constancia y fuerza, un abrazo a la distancia y verás que tu lucha no será en vano.

    Me gusta

  5. Ana querida. Admirable tu lucha!!. Tienes derecho a una vida DIGNA, eres libre. Como peruana estoy a favor de la muerte asistida. Cómo me uno a tu causa?. Te apoyo completamente.

    Me gusta

  6. La mayoría de la humanidad teme hablar de la muerte, pero esta siempre nos llegará de algún modo u otro. Elegir como vivir y cuando morir es un DERECHO FUNDAMENTAL DEL SER HUMANO pero no todos lo comprenden.
    Tengo la convicción de que todos tenemos un propósito, una misión en la vida, un aprendizaje que nos obliga a replantearnos quiénes somos y que queremos hacer, es loable y admirable tu fortaleza.
    Saludos
    Andrea

    Me gusta

  7. hola Ana, acabo de leer todo tu blog, la verdad no puedo decir como tu dijiste idealizarte, sino que lo que se debe hacer es entenderte… en lo personal lo hago, no por estar en las mismas condiciones que tu, pero si porque lo viví con un familiar mio, mi tía lucy, ella falleció hace un año de cáncer terminal. todavía recuerdo la vez en la que justo al finalizar mi clase de derechos humanos (estudio derecho) nos mandaron como tarea hacer un informe acerca de la eutanasia y el homicidio asistido, ante lo cual como siempre le contaba todo a mi tía, le comente acerca de este proceso a lo cual desperté sin querer una curiosidad en ella a lo cual ella le consulto a su doctor ( mi tía vivía en Alemania) que le dijo que estaba prohibido realizar esta acción; pero mi duda ahí fue ¿porque? si es un derecho al libre desarrollo de la persona, a su dignidad y al fin y al cabo el fin supremo de la constitución es la protección de la dignidad humana, porque no permitir que las personas tengamos una muerte digan? una muerte que nos de libertad, antes de estar en un estado que sea deshumanizado y nuestros familiares lleguen a sufrir al vernos así… la muerte de mi tía realmente para ella fue un momento de liberación, su alma que esta a punto de estallar se libero de su cuerpo que no podía contenerla ni tampoco hacerlo que su alma realmente quería… ahora puedo decir que si, admito que duele su perdida, pero créeme que prefiero que este tranquila a un día mas sufriendo queriendo hacer miles de cosas.
    por esto, quería buscar una forma de contacto contigo en privado, actualmente estoy participando en un certamen y en ayuda social me encantaría tratar tu tema, no como ayuda social sino como proyecto legal ya que u recurso de amparo presentado al tribunal constitucional representa un cambio jurídico, una nueva forma de libertad, mas no libertinaje, una nueva forma de apreciar la dignidad, ya que esta debe estar presente en toda la vida del ser humano ya que es inherente a nosotros. muchas gracias por leerlo, te dejo mi correo si deseas contactarte.
    nandyrazzetto20@gmail.com

    Me gusta

  8. Hola Ana. Recibe mi saludo fraterno y solidario en la lucha que has emprendido. Pienso que una persona debe tener el derecho a vivir y morir dignamente. Tu decisión es personalísima y debería respetarse al margen de cualquier creencia.

    Me gusta

  9. Hola Ana quisiera hacerte una entrevista sobre el tema , estoy interesada en lo que sucede en Perú la situación actual a diferencia de otros países, Fuerza.

    Me gusta

  10. Aunque ya sabía de tu caso, recién conozco tu blog, Mañana te dedicaré mi exposición en el evento de la UNSA. Me tienes a tu servicio hasta que desparezca de la tierra. Juan Carlos Valdivia Cano. .

    Le gusta a 1 persona

  11. Hola Ana.
    Vedarle el propio óbito a la otredad es, quizá, el acto más digno que existe y elegir el tiempo en que se desee morir, el grito de libertad más honorable de todos.
    Tu lucha es mi lucha.
    Siempre contigo.

    Me gusta

  12. Hola Ana primero que todo quiero felicitarte, eres toda una LUCHADORA, por casualidad me enteré de tu caso mi padre hace 2 meses falleció;
    Padecía la misma enfermedad polimiositis severa su lucha duró poco más de 22 años después de muchos tratamientos con inmunoglobulina, rituximab y un montón de medicamentos experimentales su cuerpo sufrio mucho desgaste hasta el punto en donde quedó casi minusvalido, el al igual que tu, el busco su derecho a morir dignamente, derecho que en la República de Colombia es respetado de acuerdo a una sentencia de la Corte constitucional y reglamentado por un decreto del ministerio de Salud y Protección Social.
    Mi padre pudo acceder a ese derecho lamentablemente Dios lo llamó antes de poder realizarlo.
    Si requieres más información me puedes contactar por correo.
    Una vez más te felicito sobrellevar esa enfermedad mucho tiempo es muy admirable.
    Saludos
    Att
    JAIME CAMARGO
    Contacto : (+57) 3108674467

    Me gusta

  13. Ana estoy siguiendo tu caso y me siento muy abrumado, porque me pongo en tus zapatos y es cierto lo que dices, la depresión ataca tu ser, inclusive cuando forma parte de tu vida.

    Eres una mujer valiente, seguro te lo dicen a cada instante, pero no has pensado, por algún momento, que mientras estas viva, alimentas a muchas personas para que apuesten por seguir viviendo?, en un mundo donde es cruel con unos y dadivo con otros.

    Nadie escoge la vida al nacer y también se supone que nadie debe escoger la muerte, por ello te pregunto, has intentado pensar solo en tu existencia si tiene sentido?, no para ayudar a morir, sino, para ayudar a vivir?

    Me gusta

  14. Hola Ana. Desde Argentina y habiéndome enterado recien de tu problema de salud, humildemente te sugiero te interiorices sobre el Reiki que es una forma de curación sin ninguna medicación. Lo utilizo repetidamente en distintas afecciones reaccionando favorablemente. Se que no son en comparación a lo tuyo pero es una posibilidad. Te siento tan joven, vital y con una comprensión que puede ser una buena posibilidad de recuperación ya que aprecio ka vida y con todo respeto me permito esta sugerencia. Abrazo y te deseo lo mejor.

    Me gusta

  15. Ana. Estoy muy contento de que hayas ganado la batalla. Me llena de orgullo como peruano y como ateo, que una mujer valiente como tú haya logrado un derecho para todos nosotrxs, el derecho a una muerte digna, nadando contra la corriente en una sociedad tan religiosa y pacata como la nuestra, tan insensible a muchos problemas por esa sinrazón. Te mando un abrazo, mi profundo agradecimiento y mi admiración.

    Me gusta

  16. Ana: no pretendo que cambies de opinión. Tú forma de ver las cosas la respeto. Tuve una amiga en la universidad que decidió vivir hasta el último alientode vida en esta tierra…la ví irse con una paz formidable y feliz. Dejó un testimonio a sus padres de qué era feliz con lo que le tocó vivir, pues valoraba cada segundo de poder ver tanta gente querida, tanta belleza en las veces que la sacamos a dar una vuelta. Fue una chica pobre, como yo, que gracias a una beca tuvimos la oportunidad de unos estudios alturados. Nunca estuvo triste cuando se enteró de lo que tenía, le apenaba tener que irse y no haber conseguido sus sueños…pero a la vez, se mostró agradecidísima con la vida, con todo lo que pudo percibir hasta el final, cuando ya sólo veía, no hablaba, pero sonreía, sentada en su silla de ruedas en una de las avenidas más concurridas de nuestra ciudad, no por dar pena, sino porque le gustaba estar con la gente,verlas pasar y gozar de lo bello que es vivir, de ver un amanecer y atardecer las más veces que pudiera. Nos reunimos a cantarle, a contarle los chismes de la u. y gozaba! Fue una mujer íntegra, con pleno uso de su libertad, sabiendo que alguna vez nos volveríamos a encontrar en algún lugar donde se es feliz por siempre, donde la felicidad de ese lugar es para los que han sabido ser felices aquí, con todo lo que nuestra vida terrena supone, porque la verdadera felicidad no es no tener dolores ni limitaciones, ni comodidad ni una familia perfecta…me enseñó que la felicidad es transformar lo que me hace sufrir en algo secundario para poder darle el primer lugar a estar pendientes de los demás…con limitaciones… sí! Ella, mientras pudo hablar, nunca se quejó ni se ocupó de hacer ver lo que sufría… siempre se interesó por todas las personas que le rodeaban y por un alma fina y sensible, supo tener un consejo a nuestros pobres argumentos para complicarnos la vida. Si, ella veía la vida con sencillez y sabía dar ese enfoque a todo y sacarle partido a todo. Yo lo aprendí y siempre lo enseño a quienes tengo cerca. Sé feliz, Ana, sé feliz hasta que te toque irte, no fuerces tu tiempo de partir… porque éste llegará como todo. Si has sido aguerrida como dices serlo, entonces llega al final con la misma entereza con que enfrentarse todo, porque de nada vale ganar las batallas si al final pierdes la guerra. Te tendré presente en mis oraciones. Recuerda: todos tenemos dolores, dificultades, «problemas» que pueden ser peores que los tuyos». No serás mi la primera ni la última en padecer, pero serás una más del montón que no sabe lucharía con verdadera dignidad humana y valentía.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s